loader image

EL EMBAJADOR DE LA CAÑA DE PACÁN

Don Manuel González Salamanca, hijo ilustre de Amarilis y embajador del aguardiente huanuqueño para el mundo que traspasó fronteras desde 1955, con su aguardiente de Pacán y que deja una huella imborrable para todo aquel amarilense y cuyo retrato quedará para la inmortalidad en las paredes de la vía de Evitamiento Héroes del Cenepa, tras el homenaje en vida que dio la Municipalidad Distrital de Amarilis.

La casa hacienda de estilo republicano construida en 1955 para la producción de aguardiente de caña extraído de sus propios campos de cultivo. Un guacamayo, gallitos chilenos y otras especies, fueron el refugio y el dulce hogar de Don Manuel.
Su abuelo la compró a Mariano Dámaso Beraún y en aquella casona también hay un reloj solar que sigue funcionando.

La vida de Don Manuel, la pasó en las 900 hectáreas, de las cuales 9 están dedicadas al sembrío de la caña de azúcar.
Manuel González diseñó la planta procesadora, determinó la ubicación del trapiche y, provisto de un pequeño alambique, comenzó convirtiendo dos toneladas de caña de azúcar en el preciado aguardiente.

Así comenzó el gran negocio en la década de los cincuenta, cuando sus cultivos de caña de azúcar apenas alcanzaban las cinco hectáreas.
Con el pasar de los años amplió su producción y adquirió un trapiche de mayor volumen de la Cooperativa Vichaycoto, y así amplió su capacidad de destilado.
El fundo Pacán es una de las pocas empresas que sobrevivió a las crisis económicas del país. Su producción actual es de 700 arrobas de aguardiente al mes.

Don Manuel González Salamanca, siempre será recordado por el amor a Amarilis y por siempre ser el embajador de la caña para el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *