Oct 22

SEÑOR DE BURGOS

 

ORACIÓN AL SEÑOR DE BURGOS

Sabemos Señor, que nadie puede caminar hacia Tí,
si no es conducido por Tí mismo.
Dios nuestro, desde el Silencio de Tu Pasión,
la capacidad de llegar hasta el manantial de tu Misericordia,
para que nuestra alma se robustezca en la fe y alcance
la gracia de caminar por la senda de las virtudes,
hasta llegar a Tí, que eres la fuente perenne de las bondades
y el premio y gozo final de todos nuestros esfuerzos.

Hoy Señor, ante Tu presencia y viéndote
clavado al Madero desde el que nos redimes del pecado,
nos preguntamos, cuál sería el mayor dolor que Tú sufriste.

Iluminado por Tú espíritu, queremos comprender que el momento
de tu mayor dolor, fue tu propio grito desde esa Cruz:
“Dios mio, Dios mio, ¿Por qué me has abandonado?”.
Por eso, Señor, tenemos necesidad de acudir
con humildad a la Cruz del Calvario, comos pecadores que somos
y sufriendo por nuestros propios pecados;
porque en la Cruz, está el Redentor del hombre,
el Varón de Dolores, que ha asumido en si mismo
los sufrimientos físicos y morales de los hombres
para que en el amor, podamos encontrar el sentido
salvífico del dolor y sufrimiento de Cristo.

Te pedimos ante Tí, Cristo de Burgos
que nos ilumines y nos concedas la gracia
de comprender los Misterios de tu Pasión
para nuestra Redención y Resurrección. Amen.